Proyección de resultados sobre los datos de las elecciones catalanas de septiembre de 2015

resultados realesComo ya ocurriera en otras ocasiones, El archipiélago Gadzooks! trata uno de sus temas favoritos: la política ficción.

Tras las recientes elecciones autonómicas catalanas (con el permiso de quienes quieran llamarlas de otra manera, sea ésa “elecciones plebiscitarias” o “puta mierda de los putos catalufos de mierda” o “elecciones al senado galáctico de Ponylandia”), un tema recurrente en la resaca electoral española emerge en las barras de los bares y en las ágoras del intelné: la puñetera ley electoral actual, vulgarmente conocida como “ley D’Hondt”, que aquí odiamos mucho pero que mucho perjudique a quien perjudique o favorezca a quien favorezca en cada caso (lo que viene siendo tratar de tratar el tema con objetividad y rigor, o dicho en silver: no tener un morro que te le pisas).

 

¿Por qué llevar a cabo, una vez más, el fútil ejercicio de trasladar los resultados de unas elecciones reales a sistemas electorales meramente hipotéticos?: por diversas razones: primero, porque hacer hojas “excell” es bastante divertido; y, segundo, porque  en estas elecciones se ha dado una circunstancia que nos fuerza a tomar estas proyecciones como meramente ficticias y nada más, dado que una de las advertencias previas que se han señalado en ocasiones anteriores tiene en el caso que nos ocupa una importancia capital. Aquélla no es otra que la de que los partidos políticos presentan sus candidaturas teniendo en cuenta la ley electoral que se va a aplicar, y, por tanto, E.R.C y C.D.C no habrían conformado una sola lista si el sistema de reparto previsto fuera el sistema Hare, que no favorece a las candidaturas que obtienen los mejores resultados (y por tanto hace absurdo crear coaliciones), en vez del D’Hondt, que es el que se aplica, el cual sí favorece a la candidaturas “grandes” -y por ende incentiva la conformación de “bloques”-.

 

Factores que se van a “analizar”

El uso del sistema D’Hondt es uno de los tres factores que influyen en la falta de proporcionalidad entre los votos recibidos y los escaños obtenidos (y, en consecuencia, la quiebra del principio de la igualdad del voto). Los otros dos son la existencia de más de una circunscripción (sobre cuya supresión se presentan dos modelos) y la barrera de entrada del 3% del voto válido que hay que superar para entrar al reparto.

Sobre estos factores hay que señalar dos cosas:

1) En lo que concierne a la barrera de entrada del 3% del voto válido, el ascazo que despierta es tal que directamente ha sido suprimida. Sobre las consecuencias de las barreras de entrada y sobre la importancia de remarcar que esas barreras son sobre el total de voto válido nos remitimos a una antigua entrada de este mismo blog en la que se intentó, sin éxito alguno, explicar a quien leyere por qué es una memez votar en blanco.

2) Es difícil cuantificar qué papel juega cada uno de esos tres factores por separado en la tergiversación de la voluntad general que hace nuestro querido sistema electoral. Se agradecen comentarios al respecto.

 

Resultados reales

Los resultados reales de las elecciones catalanas del pasado 27 de septiembre de 2015 fueron los siguientes:

resultados realesComo puede verse en la tabla, concretamente en la columna a la derecha del todo, el sistema electoral vigente provocó que JxS tenga un porcentaje de diputados alrededor de 6’5 puntos porcentuales por encima de su porcentaje de voto. La segunda fuerza en número de votos en estas elecciones, Chutatáns, también se ve beneficiada (aunque tampoco mucho, oye).

 

Resultados con circunscripción única (aplicando el sistema D’Hondt)

El sistema D’Hondt no tergiversa en exceso la expresión del voto. Es como tomarse un par de pares de cervezas, que tal vez no andes recto del todo pero sin llegar a hacer eses. En cambio, prueben a meter en cada cerveza un chupito de vodka. Pues eso es lo que pasa cuando al sistema D’Hondt le añadimos la payasada injustificable de elegir por circunscripciones.

dhondt 1 circComo puede apreciarse en la hermosa y colorida tabla que inmediatamente precede a esta frase, la diferencia entre porcentaje de votos y porcentaje de escaños que habría provocado el sistema D’Hondt de haberse aplicado sobre Cataluña en tanto que única circunscripción no habría sido muy grande.

(Las dos últimas columnas de la tabla señalan lo siguiente: sobre fondo azul, el último cociente que otorgó un escaño a cada partido con los datos utilizados; y, sobre fondo amarillo, el primer cociente que no otorgó escaño a cada partido -con los datos utilizados-).

Resultados con circunscripción única (aplicando el sistema Hare)

Con los datos que estamos usando, el reparto de escaños en Cataluña habría quedado del siguiente modo si se hubiera aplicado el sistema Hare (con circunscripción única):

hare 1 circEl sistema Hare, además de ser bastante más sencillo que el D’Hondt, pare repartos de escaños de lo más bonico, plural, florido y hermoso, ya que no favorece a los partidos más votados. Tal vez suene rebuscado expresarlo así, pero no sería estrictamente cierto, sino una media verdad, decir que el sistema Hare “favorece a los minoritarios”: sólo es cierto en el contraste con lo que “hace” el sistema D’Hondt, pero dado que éste favorece a los mayoritarios.

Como puede verse, las diferencias en puntos porcentuales entre votos recibidos y escaños son mínimas, no superando el 0’5 en ningún caso. Parece difícil imaginar un reparto de los 135 escaños entre las candidaturas que provoque desviaciones menores.

Por qué deben ser odiadas a muerte circunscripciones

Se utilice un sistema de reparto u otro, el hecho de que existan circunscripciones es un riesgo permanente en lo que a la igualdad del voto se refiere. Esto queda claro cuando ocurren cosas (y hay ejemplos históricos de ello) como que un partido con menos votos tenga más escaños.

La existencia de circunscripciones sólo tiene aspectos negativos: hace peligrar la igualdad del voto, alimenta la perversión que es el voto útil y desincentiva la participación activa de los simpatizantes de partidos minoritarios en las circunscripciones poco pobladas, refuerza el prejuicio nacionalista que las justifica (“¡queremos diputáos daquí para que defiendan lodaquí!”)…  ¿Y a quién benefician?: sin que sea una respuesta a esta pregunta, si quieren ver cómo el señor Barreda y la señora Cospedal trataron de hacer unas marrulladas muy gochas gracias a la existencia de circunscripciones, no dejen de leer aqueste estupendo artículo de Politikon.

Lo peor, por elegir algo, de las circunscripciones, es su rigidez. Da igual la participación: la provincia “x” va a mandar “y” diputados voten uno o voten mil. A continuación se muestra una tabla en la que se señala la desproporción que esto ocasiona por sí mismo, siguiendo con los mismos datos de todo el post.

escons x provinciaEn la segunda tabla, se sugiere cuántos escaños debería haber proporcionado cada provincia de haber tenido en cuenta los votos emitidos en ella. Como puede verse, la utilización del sistema Hare provoca desviaciones mínimas.

Aun ponderando el número de diputados que se elijan por cada una de las circunscripciones, la mera existencia de éstas es un peligro latente para recta representación la voluntad general.

 

Hasta aqui la emisión de hoy.
La entrada se editará a medida que haya muchos comentarios sacando fallos.

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Cuatro notas sobre el “voto útil”

La definición de wikipedia es contundente: <<Se denomina voto útil o voto estratégico a una modalidad de decidir el voto ciudadano en función del eventual resultado de las elecciones. El «voto útil» concede máxima importancia a ganar la elección concentrando el voto, a la vez que busca evitar la dispersión del voto en múltiples alternativas. Requiere un análisis de las posibilidades de cada candidato y de sus probabilidades reales en una elección, y busca consolidar esas tendencias sumando el voto individual a una corriente colectiva perceptible. Habitualmente el «voto útil» tiende a polarizar una elección.>>

 

Una modalidad de decidir el voto

Es decir: el voto útil no es una papeleta electoral, sino un modo de tomar una decisión (la de a quién votar).

 

Concede máxima importancia a ganar

Esto es curioso: solo puede ganar las elecciones quien se presenta a ellas: los partidos políticos. Con lo que el votante que no milite en ningún partido no puede en modo alguno ganar, en el sentido estricto, las elecciones, del mismo modo que un hincha de un equipo de fútbol no gana las competiciones: quien las gana es el equipo (el voto útil sería un modo de ganarse el derecho a ir a la fuente del barrio a celebrar el triunfo, tal y como lo es vestir la remera del equipo que gana un competión, aunque no sean totalmente “los tuyos”). De ahí que la definición de wikipedia lleve a pensar que o bien el voto útil es algo que quieren fomentar ciertos partidos para ganar, que es muy legítimo por su parte -todo sea dicho-, o bien el voto útil es una ficción que algunos votantes, sin militar en un partido (es decir: sin formar parte de lo que es el equipo), asimilan para así creer poder ganar las elecciones. O ambas cosas, pero ¿como?.

 

Evitar la dispersión

Es decir: el voto útil atenta contra la pluralidad, fomentando el bipensamiento único -la polarización del voto que señala la entrada de wikipedia al final-, cargándose -por decirlo claramente- los matices. O blanco o negro. O útil o inútil. Todos a una, fuenterrebañil,

 

Requiere de un análisis de las posibilidades de cada candidato

¿Y qué es en general ese análisis?: la demoscopia, las encuestas. Es decir, para que el votante pueda hacer esta chorrada del voto útil antes tiene que haber tenido conocimiento de las encuestas. He aquí un hecho perverso, pues las encuestas, en teoría, proyectan lo que los votantes van a hacer (y decidir qué hacer en base a lo que dicen las encuestas que hemos dicho que vamos a hacer es un sinsentido). Quien ejerce (no quien promueve) el llamado voto útil toma la decisión de votar a un partido o a otro basándose en cómo las encuestas dicen que el electorado del que forma parte va a actuar. Esto es peor que lo del huevo y la gallina, que es sencillamente irresoluble; esto es perverso: el voto útil es una decisión que el electorado toma basándose en lo que otros dicen que el electorado ha decidido ya. Es tan enrevesado como simple: el voto útil es un instrumento de manipulación que algunos promueven en aras de tomar el poder a costa de decirle al electorado que en base a lo que el propio electorado piensa tiene que cambiar de opinión.

 

Sumando el voto individual a una corriente colectiva perceptible

O dicho de otra forma: apuntarse al caballo ganador. Esa perceptibilidad de las corrientes colectivas (rebañiles) sólo puede darla, de nuevo, las encuestas. De ahí que el voto útil degrade de tal manera uno de los fundamentos de la democracia, que podríamos llamar “dignidad del voto” o “autonomía del votante”, que cabe considerar al “voto útil” un elemento (más) que degenera las sociedades organizadas democráticamente hacia sistemas en los que el poder (es decir: quién toma decisiones autónomamente) no está en la cabeza de todos y cada uno de los ciudadanos.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | 12 comentarios

¿Conduce Aguirre por la izquierda?

Dicen los masmedia que en el Partido Popular de Madrid hay hostias entre aguirristas y botelliles tal y como otrora las hubiera entre la llamada “lideresa” y Gallardón. Si ya es pobre que por lo general únicamente se nos informe, ante el tema que sea, del cruce de declaraciones entre miembros del PP y del PSOE -obviando al resto de formaciones políticas-, que se dedique tanto tiempo a las contiendas interfamiliares en uno solo de esos partidos no puede catalogarse sino de paupérrimo.

La última -que no ultimate– tontada a la que dedican tiempo los telediarios ha sido una nimia infracción de tráfico de Esperanza Aguirre sancionada por la Policia, en este caso la municipal de Madrid. El periodismo es un producto de bajísima calidad cuando se dedica a seguir la estela de los “big names”: si Vd. se tiñe el pelo de naranja, sólo se enterarán los que le vean; si lo hace un futbolista famoso, será televisado urbi et orbe (y lo que es peor: si su empresa saca un nuevo producto, habrá de pagar por tener espacios publicitarios; mientras que si lo hace, por ejemplo, Apple, saldrá gratis en el telediario). Es decir: un periodismo que prima el “quién” sobre el “qué” es un periodismo pervertido.

Aguirre es un personaje mediático tanto o más que una política, como les sucede a todos los líderes al nivel que sea de las formaciones no extremadamente minoritarias. Eso es una consecuencia sartorianamente inevitable de la sociedad de masas. Recientemente, la presidenta del PP en la Comunidad de Madrid visitó Londres y expresó en un -al parecer- excelente inglés su anglofilia. Resulta que a la que fuera presidenta de esa comunidad autónoma, del Senado, Ministra de Cultura… le despierta envidia que en la pérfida Albión a los políticos no se les pase ni una (por decirlo así). ¡Ni una!: cualquier representante británico vería peligrar su carrera si le pillaran… qué sé yo, por ejemplo: conduciendo por la derecha.

Su -al parecer- némesis en el partido en Madrid, la Ilma. Alcaldesa Ana Botella, que rara vez no anda en horas bajas, ha dicho que la ley es igual para todos. Se la notaba relajada. Hoy debió de saberle a gloria el café con leche. El ridículo de Aguirre ha sido mayúsculo, y al parecer Botella sabe bastante de eso. En la presentación ante el Comité Olímpico Internacional de la candidatura de Madrid, la Alcaldesa de la villa optó, como Ruth Lorendzou en Eurovisión, por intervenir en inglés, y su competencia en ese modo de emitir una serie de leves maullidos displicentes fue objeto de mofa por parte de las masas, azuzadas, seguramente, por los adversarios políticos de la antaño fersleidi. A mí, desde mis prejuicios, lo que más gracia me hizo del asunto es que los más fervientes defensores de la importancia de hablar “bien” inglés (signifique eso lo que signifique), a saber: los que llevan a sus hijos a esos colegios bilingües que se anuncia en la A-6, sean votantes de la Ilma.

No sé si Esperanza Aguirre tenía razón el otro día cuando criticó que la OSCE cuestionara la actuación de la policía durante las manis de la dígniti, puesto que, como ella decía, España es un país democrático y no se puede criticar la actuación de la policía en un país democrático. Es su opinión, aunque me da que lo de la democracia tiene que ver con poder ser crítico con casi todo. Bien vendría que Aguirre nos aclarase si lo que ella entiende por democracia tiene que ver con el tema de qué se puede criticar o no (v.gr. la actuación de la policía) o con el de quién puede o no puede criticar, porque, en ese segundo caso, yo me preocuparía.

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Si «p» implica «q»…

Corría un chiste por la facultad que decía algo así como que cuando el profesor d’Ors llegaba a casa utilizaba para decidir qué cenar la lógica, dibujando en una pizarra el conjunto de lo que tenía en la nevera y el de lo que le apetecía comer, centrando su apetito en la intersección de ambos, si es que esta no era un conjunto vacío.

La verdad es que el profesor d’Ors en la tarima, en la pizarra, parecía capaz de resolver cualquier asunto con un pedazo de tiza y nociones de Frege. Era, indudablemente, astuto y se acariciaba la barba ante una pregunta difícil (si es que para él las había) tal y como hacen los sabios. Era un maestro capaz de mantener a la perfección el equilibrio entre la frialdad del cálculo y la calidez del diálogo.

Para él, nuestros tropiezos no eran más que una razón para la risa y para la paideia. Una vez, convocado yo ante el encerado, dijo: “ya empieza usted a rascarse la cabeza, así que ya está usted cerca de resolverlo”. De los gestos suyos siempre recordaré esa amigable risa, ese cándido acariciarse las barbas y aquel resolutivo acomodarse las gafas previo a aclarar serenamente la tonta cuestión con la que vanidosamente estuviéramos ocupando su valioso tiempo.

Me mojó o inundó el rumor sobre su baja temporal al poco de haberme matriculado en una asignatura que se suponía que él iba a impartir. La noticia de su fallecimiento me llegó largo tiempo después de habérmelo cruzado por última vez en el campus entre idas y venidas entre los edificios “A” y “B” de la facultad, o como se llamaran. Entre una cosa y otra aún pude dirigirle un “buenos días” desde el máximo de los respetos alguna que otra vez.

Cualquier persona que haya tenido la suerte de tener un buen profesor entenderá que para escribir esto no hace falta percha alguna tomada del calendario o de lo que sea: estaba, digamos, pendiente.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | 1 Comentario

We want to believe!

Escribo esto urgentemente ¿No os aborrece el gemido de los borregos? Llevamos desde el domingo noche sumergidos en una burbuja conversacional sobre historia y verdad, sobre la ciencia periodística, sobre información y conocimiento, y bla bla… Vergüenza ajena.

i-want-to-beliveLlamadme escéptico, pero ¿qué hay de relevante en que un medio de comunicación tergiverse hechos históricos? Mucha gente responderá a esto una ética pomposa y raposa “Información veraz”. Sin embargo, nos someten a diario a datos contradictorios, interpretaciones totalmente opuestas entre sí y discusiones desde perspectivas enfrentadas ¿Por qué esta en concreto crea tanto revuelo y otras no?

Contrario al chascarrillo popular, los datos correctos no conducen a una creencia verdadera, sino al revés: los sistemas de creencias determinan, por ejemplo, la relevancia de unos datos sobre otros o en caso de varia soluciones cual es la óptima; en el caso de la historia, le dan sentido. Llamadlo paradigma si os place.

Lo que muchos presenciaron el domingo, sí, es un caso claro de falso documental, pero eso sólo es la corteza del pan. La miga del asunto está en el cambio del sistema de creencias del público. No cada individuo (I believe), sino el público (We believe), un sistema común. Quizá Jordi diga, cínicamente, que su intención comunicativa era recordar a sus televidentes que “los medios manipulan, al menos yo lo reconozco”. Bien, pero la comunicación, incluso en televisión, tiene dos sujetos; el segundo de ellos, el que recibe, también tiene su propia intención comunicativa. Así mientras la cadena emitía un “queremos contaros que los medios os manipulan”, al otro lado de los receptores de televisión y las pantallas de ordenador, había gente que interpretaba eso a través de sus deseos (We want): “queremos oír que los políticos nos manipulan”. De ahí, el cinismo de la cadena que conoce perfectamente a su target y usan la regla de oro del márquetin “Cuéntales los que quieren oír”.

Es más, el programa es de actualidad, no de divulgación de la historia contemporánea; creo que con esto último quedará claro que el tema no fue la transición sino la actual “crisis de confianza” (ZP dixit) en el sistema político en España.

0215CR_SLOVENSKO_DEMONSTRACE_KRIMINALITA_VLADA_KORUPCE_GORILA_50

Publicado en actualidaz, Política, televisión | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Todo lo que quisiste saber sobre el Bitcoin y nunca te atreviste a preguntar (I).

2f50a6a9b18fe3be036b863c1514b56e

De un tiempo a estar parte se ha hablado mucho acerca del Bitcoin y su irrupción como moneda. Pero ¿qué demonios es eso del Bitcoin? ¿Cómo va a afectar a mi vida? ¿No me digas que todavía sigo pensando en pesetas y ahora voy a tener que pensar en Bitcoins? Desde este blog intentaré resolveros todas estas dudas pero para ello, primero tenemos que entender que es el dinero.

Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

¿Qué propicia “realmente” quien vota en blanco?

Hay quien piensa que el voto en blanco representa algún tipo de desencanto, indignación o repulsa moral a la clase política en su conjunto y, por lo general, los medios de comunicación propagan esa idea. Estupendo por ellos, pero no es cierto. Para empezar, las acciones éticas (sean cuales sean) se caracterizan por ser intrascendentes, es decir: por no tener consecuencias ligadas a su ejecutarse más que su ejecutarse mismo (lo cual es una característica esencial de los “actos éticos” que nos permite hablar de la autonomía de la ética). Votar en blanco tiene consecuencias en el resultado de unas elecciones, por mucho que no lo crea así quien elija esa manera tan elevada de realizarse como individuo.

Esas consecuencias de votar en blanco son debidas a que el sistema electoral español computa dicho voto como “válido”, al igual que el que reciben las candidaturas, y al contrario que el “nulo”. Una vez realizado el recuento, los escaños son repartidos entre aquellas candidaturas que hayan superado cierto porcentaje, pues hay una barrera de entrada que en el caso de unas elecciones municipales es del 5% del voto válido. Por tanto, todo voto en blanco, al computar como válido, hace que el número de votos que una candidatura deba obtener para alcanzar el 5% del voto válido total y -por lo menos- entrar al reparto sea mayor. Hablando en plata: cuando Vd. vota en blanco está generalmente jorobando a los partidos minoritarios y, en consecuencia, favoreciendo a los mayoritarios. La única consecuencia real que puede tener el voto en blanco es disminuir el número de partidos diferentes presentes en una institución.

Para ilustrar esto, podríamos tomar como ejemplo varios casos ocurridos realmente en las pasadas elecciones municipales de mayo de 2011, de las que pronto se cumplirán dos años. Se trata de cuatro casos que los jaleadores del voto en blanco podrían catalogar de “excepcionales”, pero cuya “excepcionalidad” no es otra que la de ser los únicos cuatro casos en los que el voto en blanco resultó definitorio en algún sentido. Si ese sentido fue “positivo” o “negativo” es un juicio de valor que cada cual puede hacer; por ahora, sólo se trata aquí de presentar ciertos datos y ciertos hechos.

  • Ejemplo nº 1: Las Palmas de Gran Canaria, un municipio en el que los votantes “en blanco” le quitaron un concejal a CC para dárselo al PSOE

He aquí los resultados del escrutinio:
lpgc01
Como vemos, Coalición Canaria quedó fuera del reparto de concejales al no alcanzar el 5% de voto válido requerido. ¿Cuál habría sido su porcentaje de no haber habido “voto en blanco”?, se preguntarán; helo aquí:

lpgc02Si calculamos su porcentaje sobre el voto a candidaturas (es decir, sobre el total de voto válido restando el voto en blanco), CC habría entrado al reparto. ¿Y cómo habría sido este?, veamos:

lpgc03

El voto en blanco ha provocado que CC no entrase al Ayuntamiento y que el PSOE tenga un concejal más de los que habría logrado si no hubiera habido voto en blanco. ¿Será esto lo que los habitantes de Las Palmas que decidieron votar en blanco querían provocar?, ¿se habrán realizado como personas humanas y ciudadanos críticos gracias a su elección electoral?.

  • Ejemplo nº 2: Soria, allí donde toda propuesta de reforma del sistema electoral español encuentra su mayor escollo

La provincia de Soria tiene la peculiaridad de ser una de las menos pobladas de España, y una de las beneficiadas por el actual sistema electoral español. Cualquier propuesta orientada a mejorar la proporcionalidad del voto y la igualdad de todos los ciudadanos encuentra una resistencia numantina insalvable, a saber: que si todos los votos valieran lo mismo, no habría diputados por la provincia de Soria -dicen-. Existe un enorme aparataje retórico a disposición de quien no quiere cambiar el sistema electoral en el que los intereses y destinos de los habitantes de Soria son mayores banderas. El caso es que la preocupación por los sorianos no parece incluir el curioso hecho de que gracias a quienes votaron en blanco en las últimas municipales, el PSOE sumó un concejal más a expensas de que IU no obtuviera representación alguna en Soria. Vayamos a los datos.

Los resultados de las últimas elecciones municipales fueron, en la ciudad de Soria, los siguientes:

soria01

Como vemos, las tercera y cuarta formaciones, IU e “Ides”, se excluyeron del reparto por no alcanzar el 5% de voto válido. ¿Qué pasa si hacemos desaparecer ese voto por arte de magia o por “política ficción”?… Esto:

soria02

Los votos de IDES seguirían sin suponer el 5% pero, los de IU, sí. Si incluímos a dicha formación en el reparto de concejales, la resultante sería la siguiente:

soria03

El PSOE disfruta en Soria de una mayoría absoluta mayor de la que tendría de no haber habido voto en blanco. Tal vez esa era la intención de los casi 700 sorianos que votaron en blanco, dejar fuera a IU y fortalecer la mayoría absoluta del PSOE, quién sabe…

  • Ejemplo nº 3: Girona, un caso curioso donde el voto en blanco favoreció a la cuarta fuerza política

Los caminos del voto en blanco son inesctrutables. Tal vez por eso se llama “en blanco”. En la capital gerundense, las consecuencias de un elevado voto en blanco fueron que Esquerra quedó fuera del Ayuntamiento, recibiendo CUP el concejalillo que de haber alcanzado ERC el 5% le habría correspondido. Es un caso curioso. Vayamos al grano:

gir01

Como podemos ver, Esquerra no superó la barrera de entrada del 5%.
Sin voto en blanco, su porcentaje sí habría sido superior a dicha cifra.

gir02

En dicho caso hipotético, el reparto de concejales habría sido, pues, tal que sigue:

gir03En este caso, Esquerra conseguiría un concejal en perjuicio de CUP, que quedaría a unos 60 votos de conseguir su tercer concejal (el que consigue CiU por su décimo cociente).

  • Ejemplo nº 4: Ponferrada, un caso clásico

Terminamos este muestrario de los efectos reales, contabilizables y objetivos del voto en blanco exhibiendo lo que es un caso reincidente. El Bierzo es una tierra maravillosa, con gente maravillosa y muchos cambios políticos. Una de las pocas constantes es que IU se queda fuera del Ayuntamiento de la capital por más bien pocos votos. En las dos últimas elecciones municipales, la de 2011 a la que corresponden el resto de ejemplos pero también la anterior de 2007, el voto en blanco fue un factor determinante para que dicha coalición no obtuviera representación en el consistorio.

Comencemos por los resultados de las elecciones más recientes, a saber: las de 2011.

ponf011El algo más de 2% de voto en blanco hace que el monto de voto válido sea tal que las cuarta y quinta formaciones en número de votos ya no entren al reparto. De no haber habido voto en blanco alguno, el porcentaje de dichas formaciones habría sido el siguiente:

ponf012

En dicho escenario hipotético, IU sí habría entrado al reparto de concejales. No así el siguiente partido en liza.

El reparto en tales circunstancias habría sido como sigue:

ponf013

Como puede verse, el voto en blanco registrado en Ponferrada impidió que Izquierda Unida consiguiera representación en el ayuntamiento. El concejal que habría logrado esa coalición fue a parar al PSOE. No es la primera vez que sucede esto, he aquí los resultados de 2007:

ponf021

Si recalculamos los porcentajes de voto de las dos formaciones que rondan el 5% sobre el total de votos a candidaturas (dejando fuera el voto en blanco) nos encontramos lo siguiente:

ponf022

Una vez más, si no hubiera habido tanto voto en blanco, una de las formaciones que no entraron en el reparto sí habría alcanzado el 5% de los votos necesarios. Ese reparto se habría materializado entonces de la forma siguiente:

ponfecorregidaUna vez más, el voto en blanco hace que el PSOE “se coma” al concejal que podría haber correspondido a IU.

  • Algunas conclusiones

Resulta la mar de confuso que no poca gente crea que el voto en blanco es una forma estupenda de expresar su descontento con el sistema, con el mundo, con los partidos políticos en general o con todo lo que se menea, pues  el voto en blanco sólo propicia una disminución de la pluralidad política en las instituciones.

Esta confusión surge de la falta de correspondencia que parece haber entre las intenciones y creencias de quienes votan en blanco o promueven dicho ejercicio con las consecuencias reales, objetivas y cuantificables de dicha opción electoral. Claro está, que si Vd. se encuentra en una situación tal que no es capaz de decidirse entre los dos partidos mayoritarios, porque le parecen tan fantásticamente maravillosos que le gustaría votar a ambos, entonces sí: vote en blanco, porque es la mejor opción para apoyar al bipartidismo reinante.

Si esa no es la situación, pero el descontento con la oferta de programas electorales es absoluta, no se debería dejar en cuenta lo siguiente: de perjudicar a alguien, el voto en blanco perjudica solamente a los partidos pequeños, y no porque pueda disminuir a la mitad o a un tercio su presencia en las instituciones, sino porque la elimina completamente.

Podría decirse que si eliminásemos las barreras de entrada del 5% en las elecciones municipales o la división en decenas de circunscripciones en las generales lo que hemos señalado aquí no ocurriría. Pero ocurre, y es responsabilidad de cada cual votar a sabiendas no sólo de quién se presenta y de qué propone, sino también de cómo funciona el sistema electoral y por tanto de cómo y en qué se va a traducir su voto.

Espero que lo aquí señalado ayude a despertar una desconfianza absoluta en quienes promuevan el voto en blanco por razones equivocadas.

 

  • Epílogo

“Actualizamos” o editamos el contenido de esta entrada gracias al comentario de un internauta, el cuál nos mencionaba o sugería tener en cuenta el ejemplo de la circunscripción de Madrid en las elecciones de 1993. En estas, el resultado en la provincia madrileña fue el siguiente:

madrid 1993 01Como podemos ver, el CDS no obtuvo el 3% de voto válido necesario para entrar al reparto. Dado que el voto en blanco computa como válido, ese casi 1% de votos en blancos influyeron en que no hubiera un diputado por el CDS en esa legislatura, tal como muestra la proyección que a continuación mostramos, en la cual conjeturamos cómo habría sido el reparto de diputados de haber habido voto en blanco “cero” en la circunscripción de Madrid en las elecciones generales de 1993.

madrid 1993 02

 

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | 5 comentarios

Camarero, una de pulpo!

Hurgando por la red uno siempre se da cuenta que lo viejo es lo nuevo nuevo, y que la novedad es la ignorancia de la tradición. Así, va uno tranquilamente y se topa con ésto: Octopi

514_400x400_NoPeelExiste una larguísima tradición de cefalópodos sobre mapas, no mercer la pena que me explaye en ello. (En caso de que os interese podéis mirar aquí, aquí, aquí y aquí) Ejemplos visuales debajo:

De un simple vistazo podemos percatarnos que el pulpo ha jugado un papel de malo malísimo en la historia de la propaganda como símbolo del poder monstruoso, en cierta manera absoluto, avaricioso y voraz, que asfixia y encalla. Por ello ha sido escogido como icono colonialista, imperialista, coorporativista y cualquier otro “ismo” imaginable hasta globalista ¿Cómo nos íbamos a deshacer de un símbolo tan fecundo y polifacético? La expansión, conquista y dominación sigue teniendo hoy por hoy en el pulpo y el calamar sus más terroríficas metáforas.

El caso patrio

cntocto

Curiosidad histórica

Era de esperar que en plena fiebre rojigualda, fuese el futbolero Pulpo Paul la figura clave ¿Coincidencia? La conquista española después de 6 siglos (la cita no es mía sino anónima, no penseis que eso ha salido de mi boca) sobre el resto de las naciones del globo tuvo a una pequeño cefalópodo como augur, mascota y, por aclamación popular, símbolo nacional. Ahí es nada!

En ambos casos, español y americano, vemos un giro del símbolo desde connotaciones negativas (invasor malvado) hasta connotaciones positivas (ocupación, patria). Permitidme el detalle de citar otros dos ejemplo de pulpo buenos en Hokusai y Picasso.

Breve exposición sobre el ocaso de los pulpos en los mapas

Según todas las fuentes consultadas la descolonización y el final de la Guerra Fría hicieron que esta simbología quedase anticuada ya que los grandes monstruos marinos se batían en retirada.

“It was due to the growing awareness of the extent to which large, centralized, interlocking networks of distribution, organization, and administration—from railroads, to power grids, to corporate hierarchies, to political machines—were shaping American life. Trapped in such systems, American sensed a lessening of control in nearly every sphere. For our purposes the specific local conditions to which these images refer are irrelevant. What matters is their interpretation of power and powerlessness.” Aquí

Pero me atrevería a dilucidar una alternativa: el pulpo y el calamar (junto con la araña quizás) son la zoomorfización de una topología de red muy característica de los estados moderno, la centralizada:

New York NY Daily Graphic 1873 Mar-Aug Grayscale - 0041

¿No serán las topologías de red mejores las que han jubilado a los tentáculos y ventosas? Y de ser así ¿qué nuevas imaginerías vendrán a substituirlas? ¿Enredaderas? ¿Micelios? Personalmente, la vieja araña tejiendo nuevas redes es muy esperanzadora, pero ¿es realmente lo que está sucediendo? Bien, entonces, occupy movement ¿de qué lado está?

Post scriptum

Iconoclastia gallega a modo de fiesta

y continua…

stopp_ACTA

Actopus

Publicado en delirios varios | Etiquetado , , , , , , , , , , | 2 comentarios

El espectáculo de la sociedad

¿Qué es el entretenimiento? Se podría decir que es como una chica facilona, siempre tiene sus piernas abiertas y dispuestas para un polvo veloz y barato, sin compromiso. Todos hemos yacido en su lecho, pocos no desearían volver a él:  Ciertamente “Querer huir del vacío y la angustia que povoca sentirse libre y obligado a tomar decisiones (…) es lo que atiza esa necesidad de distracción”. La banalidad viene a suministrar dicotomías gregaristas y modelos de vida simplistas, sin duda, pero ¿Es distracción u otra cosa? El autor enfatiza a lo largo del libro que el entretenimiento es “el motor de la civilización en la que vivimos”. El desarrollo tecnológico en nuestra sociedad (el cual se ocupa en un modesto y breve capítulo final) ha creado los medios para el comfort (hacer el trabajo por nosotros, reducir esfuerzo), pero no ha sofocado ese vacío angustioso del que hablamos (ya que las maquinas son programadas con un fin).  Este fenómeno no es singular por sus novedad; es singular, sin embargo, por su alcance ya que afectan más y más al ámbito de la libertad (de expresión, de movimiento, de comercio). Fue Kundera, quien acertó al definir la banalidad como aquello que es lo constitutivo del hombre “porque ninguno de nosotros es un superhombre como para poder escapar por completo al kitsch.” La receta del kitsch para la felicidad no es más que la ilusión de un mundo pequeño hecho a la medida del hombre y con respuestas predeterminadas.

acedia-brueghel1

Por otro lado, me parece erroneo pensar que “una elite, desbordaba en el pasado hacia el conjunto de la sociedad e influía dándole un sentido a la vida y la razón de ser a la existencia que transcendia el mero bienestar material.” ¿Acaso no son, por definición, las élites quienes pueden girar el timón de nuestras sociedades? Son ellas mismas las que nos conducen “hacia un mundo sin ciudadanos, de espectadores, un mundo que, aunque tenga formas democráticas, habrá llegado a ser aquella sociedad letárgica, de hombre y mujeres resignados, que todas las dictaduras aspiran a implantar.”¿Argucia o estupidez? Parece apuntar hacia lo último cuando dice que “El abandono de los intelectuales de la vida publica” es según el escritor “consecuencia directa de la ínfima vigencia que tiene el pensamiento en la civilización del espéctaculo”. Vargas Llosa echa en falta la de la cultura rebelde de verdad, “germen de insatifaccion y rebeldia”, reflexiva, crítica, que florece en las tiranías y se marchita en las sociedades libres y “desindustriosas” (fruto sin duda del “desplome de ESE soporte moral y espiritual”). Hasta aquí todo correcto salvo que esa descripción es una imagen especular de nuestra sociedad, el hueco que dejan nuestras carencias, nuestras aspiraciones, es crear (de nuevo) un mito de la edad de oro. La función pedagógica de ese mito es indiscutible pero abre la puerta a fantasmas del pasado que, por lo visto, no parecen necesitar de mucho apoyo para renacer. El planteamiento del rebasamiento pita en los oidos: es una versión light el viejo dirigismo, que nunca nos ha dejado, aquel que nos da ya las respuestas a la preguntas (como un juego de trivial).

4414520223_56a850d226_oPor último, me parece oportuno traer el problema de la resignación descrito por Toqueville: No es el “entretenimiento intranscendente” lo que está mellando la política sino la akedia generalizada consecuencia a su vez del conservadurismo de Fukujama (el mejor de los mundos posibles) que se encarna en el espectador pasivo  que va más allá del terreno de lo público e invade la rutina doméstica. El libro no es por tanto pesimista a mi parcer sino meláncolico, precisamente en el libro se da explicitamente la receta contra la tan de moda “cultura del esfuerzo” y de paso contra la cutrez, el entusiasmo:

“No había en ello sacrificio alguno. Más bien, el inmenso placer de ir descubriendo cómo se ensanchaba mi horizonte intelectual”.

Wright of Derby - An_Experiment_on_a_Bird_in_an_Air_Pump_by_Joseph_Wright_of_Derby,_1768

“La civilización el espectáculo” de Mario Vargas Llosa

Publicado en delirios varios | Etiquetado , , , , , , , | 2 comentarios

Epiciclos ptolemaicos y ley electoral

El sistema electoral español (conocido vulgarmente por “(la) ley D’Hondt”) es uno de los temas de actualidad que cada no mucho y con periodicidad creciente es objeto de debate. La principal peculiaridad es que, en el Congreso de los Diputados, algunas opciones políticas ocupan un número mayor de escaños que otras a pesar de tener un menor número de votos (es el caso de CiU respecto a IU y UPyD -así como de Amaiur respecto a estos segundos-); y, en segundo lugar -y con una repercusión mediática mucho menor-, que las seis primeras fuerzas extraparlamentarias (esto es: sin representación en el Congreso) obtuvieron en noviembre de 2011 más apoyos que la fuerza menos votada de las presentes en la cámara (a saber: Geroa BAI con alrededor de 42.000 votos). El caso más llamativo es el de EQUO, primera fuerza extraparlamentaria del país, que tiene más votos que algunos partidos (BNG y CC) a quienes el sistema electoral les asignó nada más y nada menos que dos escaños.

La formación ecologista lleva en el punto 59 de su programa una reforma del sistema electoral:

59. Reforma del marco normativo electoral para garantizar la proporcionalidad y equidad del voto, la igualdad de oportunidades para todas las opciones políticas, la mejora del vínculo entre votantes y cargos electos y para dar mayor capacidad al electorado y la ciudadanía. Esta reforma se plantea en dos fases :

Primera fase reforma inmediata de la LOREG ( Ley Orgánica Régimen Electoral General ) sin reforma constitucional.

Esta reforma se plantea con la asignación de 1 diputado o diputada mínimo por provincia en lugar de los 2, de ahora, establecer un colegio de restos a nivel estatal con 50 diputados y diputadas, listas desbloqueadas, eliminación de la barrera electoral del 3% así como el cambio de la Ley D’Hondt por la de Hare.

Segunda fase con la reforma de la Constitución, defenderemos como posible fórmula un sistema de doble papeleta para el Congreso que mantiene la votación a listas de partidos desbloqueadas y otra parte de elección directa de diputados en listas abiertas además de desbloqueadas. Se propone asimismo la eliminación del requisito de avales acompañado de una limitación del acceso al censo electoral para el conjunto de formaciones.

UPyD, por su parte propone lo siguiente:

1.2 – Modificación de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General.

2 – Aumento del número de diputados de 350 a 400 y sustitución de la fórmula electoral D´Hondt por otra fórmula electoral más proporcional, como la fórmula Hare.

3 – La circunscripción electoral será la provincia, más Ceuta y Melilla, para 198 Diputados; se elegirá un mínimo de un diputado por cada circunscripción, y los demás, hasta 146, se distribuirán en proporción a la población oficial de cada circunscripción.

4 – Los 200 Diputados restantes se elegirán en una circunscripción única de carácter nacional.

5 – Hasta que el desarrollo de las herramientas informáticas permita la introducción sencilla de las listas abiertas, el procedimiento de elección de los Diputados seguirá el principio de “listas desbloqueadas”, de modo que el elector tenga la posibilidad de alterar el orden de los candidatos en la lista.

6 – Reforma posterior del art. 68 de la Constitución para suprimir la provincia como circunscripción electoral, sustituyéndola por la Comunidad Autónoma.

7 – Eliminación de cualquier obstáculo artificioso al pluralismo político, como la obligación de recoger el 0’1% del censo electoral de las circunscripciones a las que quieran presentarse partidos extraparlamentarios.

Ambas propuestas coinciden en articular la reforma del sistema electoral español en dos fases, siendo la segunda de ellas el cambio de parte del articulado de la Constitución. En el caso de UPyD (en el punto 6) se propone “suprimir la provincia como circunscripción electoral, sustituyéndola por la Comunidad Autónoma”, mientras que para EQUO se podría en una primera fase -previa a la reforma constitucional (en la que no se menciona cambio de modelo de circunscripciones)- cambiar “la asignación de 1 diputado o diputada mínimo por provincia en lugar de los 2 de ahora” (propuesta que comparte UPyD) y “establecer un colegio de restos a nivel estatal con 50 diputados y diputadas” -los magentas proponen un número mucho mayor para ello, de unos 200-. Ambos partidos parecen coincidir en el diagnóstico: el problema está en el papel de la provincia como circunscripción, aunque aspiren a solucionarlo de diferentes maneras.

Cabe ver las propuestas de ambas formaciones como intentos de afinar la proporcionalidad (es decir: disminuir la desviación entre el voto que recibe un partido político y su tranducción en escaños). Sin duda, la aplicación de cualquiera de estas dos fórmulas supondría una mejora en ese sentido, y es probable que en términos de estrategia política e ingeniería legislativa tenga que plantearse algo como lo que proponen UPyD o EQUO; pero al no replantear radicalmente el sistema electoral español y mantener la provincia (o la comunidad autónoma, tanto da) como circunscripción -aunque solo se en parte-, estos sistemas propuestos resultan innecesariamente complejos de cara al objetivo buscado (a saber: expresar con rectitud el principio de igualdad de voto), tal y como el sistema ptolemaico, aun siendo perfectamente capaz de dar cuenta de los datos observables e incluso de servir para realizar predicciones manteniendo a la tierra como centro, era bellísimamente rebuscado.

Necesitamos un giro copernicano electoral. Los sistemas geocéntricos fueron haciendose más y más enrevesados para poder ir dando cuenta de los crecientes matices que se les oponían sin renunciar al geocentrismo, y en cierto momento fueron sustituidos, rechazados en favor de sistemas más sencillos (el heliocentrismo). La “batalla” ideológica entorno al sistema electoral sigue estando ganada por los partidarios de la tierra, de la identidad y de la “cercanía” entre electores y elegidos, cuya caracterización de la representación política son aquellos hombres que nacen en los bancales de “Amanece que no es poco”. No hace mucho, el PP de Madrid lanzaba el globo sonda de una reforma electoral que acercaba “los diputados a los ciudadanos” mendiante la implantación de circunscripciones unipersonales. Recientemente, se ha anunciado que el PSOE estudia una reforma electoral en la que la circunscripción pase a ser la comarca para así “procurar una mayor cercanía y relación entre elector y el elegido”

Cercanía y calor humano: esas parecen ser las dádivas que el duopolio hegemónico piensa incluir en la carta a los reyes magos. Sin ánimo de ironizar más sobre ello, hay que reconocer que el control ciudadano a los diputados es sencillamente imprescindible, y que todas las medidas que apunten a mejorar “la transparencia” o “la cercanía” deben ser bienvenidas. Pero no por ello hay que ser ilusos y pensar que, en algunos temas, se puede consiguir mejorar ciertos aspectos de la realidad sin que sea a costa de otros. Así pues, hay que optar; hay que elegir entre dar primacía en la distribución de escaños o bien a la tierra… o bien a las luces y sombras de los programas políticos.

heliocentrismo

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario