Cuatro notas sobre el “voto útil”


La definición de wikipedia es contundente: <<Se denomina voto útil o voto estratégico a una modalidad de decidir el voto ciudadano en función del eventual resultado de las elecciones. El «voto útil» concede máxima importancia a ganar la elección concentrando el voto, a la vez que busca evitar la dispersión del voto en múltiples alternativas. Requiere un análisis de las posibilidades de cada candidato y de sus probabilidades reales en una elección, y busca consolidar esas tendencias sumando el voto individual a una corriente colectiva perceptible. Habitualmente el «voto útil» tiende a polarizar una elección.>>

 

Una modalidad de decidir el voto

Es decir: el voto útil no es una papeleta electoral, sino un modo de tomar una decisión (la de a quién votar).

 

Concede máxima importancia a ganar

Esto es curioso: solo puede ganar las elecciones quien se presenta a ellas: los partidos políticos. Con lo que el votante que no milite en ningún partido no puede en modo alguno ganar, en el sentido estricto, las elecciones, del mismo modo que un hincha de un equipo de fútbol no gana las competiciones: quien las gana es el equipo (el voto útil sería un modo de ganarse el derecho a ir a la fuente del barrio a celebrar el triunfo, tal y como lo es vestir la remera del equipo que gana un competión, aunque no sean totalmente “los tuyos”). De ahí que la definición de wikipedia lleve a pensar que o bien el voto útil es algo que quieren fomentar ciertos partidos para ganar, que es muy legítimo por su parte -todo sea dicho-, o bien el voto útil es una ficción que algunos votantes, sin militar en un partido (es decir: sin formar parte de lo que es el equipo), asimilan para así creer poder ganar las elecciones. O ambas cosas, pero ¿como?.

 

Evitar la dispersión

Es decir: el voto útil atenta contra la pluralidad, fomentando el bipensamiento único -la polarización del voto que señala la entrada de wikipedia al final-, cargándose -por decirlo claramente- los matices. O blanco o negro. O útil o inútil. Todos a una, fuenterrebañil,

 

Requiere de un análisis de las posibilidades de cada candidato

¿Y qué es en general ese análisis?: la demoscopia, las encuestas. Es decir, para que el votante pueda hacer esta chorrada del voto útil antes tiene que haber tenido conocimiento de las encuestas. He aquí un hecho perverso, pues las encuestas, en teoría, proyectan lo que los votantes van a hacer (y decidir qué hacer en base a lo que dicen las encuestas que hemos dicho que vamos a hacer es un sinsentido). Quien ejerce (no quien promueve) el llamado voto útil toma la decisión de votar a un partido o a otro basándose en cómo las encuestas dicen que el electorado del que forma parte va a actuar. Esto es peor que lo del huevo y la gallina, que es sencillamente irresoluble; esto es perverso: el voto útil es una decisión que el electorado toma basándose en lo que otros dicen que el electorado ha decidido ya. Es tan enrevesado como simple: el voto útil es un instrumento de manipulación que algunos promueven en aras de tomar el poder a costa de decirle al electorado que en base a lo que el propio electorado piensa tiene que cambiar de opinión.

 

Sumando el voto individual a una corriente colectiva perceptible

O dicho de otra forma: apuntarse al caballo ganador. Esa perceptibilidad de las corrientes colectivas (rebañiles) sólo puede darla, de nuevo, las encuestas. De ahí que el voto útil degrade de tal manera uno de los fundamentos de la democracia, que podríamos llamar “dignidad del voto” o “autonomía del votante”, que cabe considerar al “voto útil” un elemento (más) que degenera las sociedades organizadas democráticamente hacia sistemas en los que el poder (es decir: quién toma decisiones autónomamente) no está en la cabeza de todos y cada uno de los ciudadanos.

Anuncios

Acerca de kyriosfnet

cada vez que pongo algo en el blog, muere un gatito.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Cuatro notas sobre el “voto útil”

  1. Luis Alipio dijo:

    De todos los elementos citados quizás el más dañino sea “votar para ganar”. Esto es así porque desvirtua dos pilares de la democracia: el pluralidad de ideas (dispersión del voto) y el debate de propuestas (en aras de la “gobernabilidad”). Ya se sabe que el primero de ellos evita que el sistema de anquilose, mientras que el segundo garantiza la resilencia.
    Visto lo visto, nada bueno se puede esperar.

    Me gusta

  2. Anónimo dijo:

    El voto útil no es simplemente apostar por el caballo ganador, como si fuera la mera competición del a ver quién gana para luego poder decir con satisfacción”yo los voté”. Voto útil significa también que si hay varios partidos con propuestas de programa muy similares, ante partidos que hacen políticas radicalmente antagónicas es MUY ÚTIL votar a la opción mayoritaria de entre las propuestas disconformes (Podemos , en este caso) para evitar que de ningún modo vuelva a ganar el PP. Porque de lo que se trata es de apoyar determinadas propuestas y contenidos de programa, porque el votante quiere que gobiernen tales propuestas y contenidos. Dicho de otro modo: habrá que pensar en términos de “lo que nos une es más que lo que nos separa”. Porque con tanto debate acerca de si Laclau o Gramsci, si democratismo asambleario por completo inverosímil y partido representativo con estructura jerárquica ( la única opción posible en un Estado de Bienestar) se olvida el lector crítico y autocrítico de que el votante del PP y gran parte del electorado del PSOE es algo parecido a un autómata , que repite de manera fiel su voto cada cuatro años igual que va a misa los domingos.

    La pluralidad gratuita en un parlamento con duplicación de programas idénticos separados por rencillas personales o cuestiones de pura vanidad, no trae necesariamente mejores resultados y la unión que busca puntos en común en lugar de centrarse todo el rato en las divergencias ¿ no es mucho más democrático que la continua escisión que no permite generar ninguna estabilidad?

    Son unas elecciones decisivas y el voto útil puede ser más importante que nunca.

    No sé, en general el artículo es muy muy muy idealista ¿ qué no hay de manipulación ideológica en una campaña electoral? ¿qué es un mitin? ¡por favor!

    Me gusta

    • kyriosfnet dijo:

      “es MUY ÚTIL votar a la opción mayoritaria”

      Estupendo. Pásalo bien y envíame una postal desde la mayoría.

      Lo que yo quería decir es que /para votar a la opción mayoritaria/ hay que saber cuál es la opción mayoritaria… y eso lo definen las encuestas. Por tanto, votar a lo que las encuestas dicen que es la opción mayoritaria es perverso porque las encuestas (se supone que) reflejan lo que el electorado va a votar. Por tanto: es perverso votar teniendo en cuenta las encuentas en tanto en cuanto las encuestas reflejan lo que la gente decimos que vamos a votar.

      Me gusta

  3. Inguanzo dijo:

    Yo aludo y acudo a algo más simple y más clásico, desempolvando ideas nuevas: el voto útil en el fondo obedeza al teorema/ideologema de Schumpeter. La democracia sería así una especie de geometría del centro, entre el rostro amable de los tirios y la habilidad técnica de los troyanos; la bilocación, el Uno que se parte en Díada, más que platonismo es puro efecto masa, y como dice Anónimo, la ontología de la democracia es la sociología de rebaño, la Ilustración es imprenta más despotismo ilustrado. La dialéctica de las partes por los todos expresa ese apologema, el del triunfo de la voluntad de una facción sobre la contraria. Ay, queridas masas, si no fuese por esa articulación a través de los partidos mayoritarios nos convertiríamos en asnos de Buridán que no leen el Evangelio por estar todo el día revisando programas.

    Me gusta

  4. Inguanzo dijo:

    Viva el onanismo intelectual prístinamente. Onán derramó su semen en la tierra para no tener hijos incestuosos como yo he dejado una semillita viva a través de una cita de Schumpeter y dos o tres argumentos. Por otro lado, el votante de Buridán, que así se podía llamar la propuesta, si no vota por las encuestas vota por los resultados de las elecciones- esa exageración de la estadística.

    Me gusta

    • kyriosfnet dijo:

      «Viva el onanismo intelectual prístinamente.»
      Косово је Србија

      «Onán derramó su semen en la tierra para no tener hijos incestuosos como yo he dejado una semillita viva a través de una cita de Schumpeter y dos o tres argumentos.»
      Como decían en una película maravillosa (“Princesas”): llénamelo de leche. El blog me refiero.

      «Por otro lado, el votante de Buridán, que así se podía llamar la propuesta, si no vota por las encuestas vota por los resultados de las elecciones- esa exageración de la estadística.»
      ¿Qué propuesta?

      Me gusta

      • Inguanzo dijo:

        La propuesta ilustrada del votante informado que no se deja llevar por la corriente continua de fango. Luispi, sí.

        Me gusta

      • kyriosfnet dijo:

        Nos vamos entendiendo: en primer lugar (y cito), el burivotante “si no vota por las encuestas vota por los resultados de las elecciones” (es decir: o vota en base a la proyección que los medios de comunicación hacen o vota en base a su bola de cristál que le dice lo que va a pasar -supongo que se refería Vd a elecciones pasadas, pero en definitiva es lo mismo que votar basándose en las encuestas: heteronomía del voto-).

        En segundo lugar, la “propuesta” (que no sé quién ha hecho, pero no me digusta) es un “votante informado que no se deja llevar por la corriente continua de fango”. Dada su convicción a la hora de señalar dicho sujeto como “ideal”, por decirlo así -como dijo “anónimo” (que en verdad es “anónima”) arriba-, supongo que esto llevaría a la conclusión de que la autonomía a la hora de ejercer el voto es imposible. Ah… “la quimera de la virtud”.

        En el fondo… para fango, el derrotismo. Y para vicio, ese gozo aristocrático de contemplar la decadencia.

        ¡Qué “idealismo” denunciar las perversiones, mondiéu!, y más que idealismo: ¡qué inutilidad!, pues, al parecer, el voto útil no existe porque todo es voto útil: tratar de acometer el asunto, a saber: acotar sus márgenes, señalar sus contradicciones, marcarlo como puro sinsentido es una tarea absurda porque todo es voto útil de una u otra forma, ya que lo que no sería “voto útil”, el burivotante, no es más que una figura ideal, una abstracción teórica, no más que postureo, una paja mental: todos practicamos el voto útil, este no es nada concreto, no cabe distinción alguna.

        Y un jamón, que dijo la burja Mon.

        Me gusta

    • Luis Alipio dijo:

      El votante Buridán sería algo así como un votante Pigmalión? O quizás una tautalogía?
      “la mayoría de los votantes van a votar mayoritariamente”

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s