El espectáculo de la sociedad


¿Qué es el entretenimiento? Se podría decir que es como una chica facilona, siempre tiene sus piernas abiertas y dispuestas para un polvo veloz y barato, sin compromiso. Todos hemos yacido en su lecho, pocos no desearían volver a él:  Ciertamente “Querer huir del vacío y la angustia que povoca sentirse libre y obligado a tomar decisiones (…) es lo que atiza esa necesidad de distracción”. La banalidad viene a suministrar dicotomías gregaristas y modelos de vida simplistas, sin duda, pero ¿Es distracción u otra cosa? El autor enfatiza a lo largo del libro que el entretenimiento es “el motor de la civilización en la que vivimos”. El desarrollo tecnológico en nuestra sociedad (el cual se ocupa en un modesto y breve capítulo final) ha creado los medios para el comfort (hacer el trabajo por nosotros, reducir esfuerzo), pero no ha sofocado ese vacío angustioso del que hablamos (ya que las maquinas son programadas con un fin).  Este fenómeno no es singular por sus novedad; es singular, sin embargo, por su alcance ya que afectan más y más al ámbito de la libertad (de expresión, de movimiento, de comercio). Fue Kundera, quien acertó al definir la banalidad como aquello que es lo constitutivo del hombre “porque ninguno de nosotros es un superhombre como para poder escapar por completo al kitsch.” La receta del kitsch para la felicidad no es más que la ilusión de un mundo pequeño hecho a la medida del hombre y con respuestas predeterminadas.

acedia-brueghel1

Por otro lado, me parece erroneo pensar que “una elite, desbordaba en el pasado hacia el conjunto de la sociedad e influía dándole un sentido a la vida y la razón de ser a la existencia que transcendia el mero bienestar material.” ¿Acaso no son, por definición, las élites quienes pueden girar el timón de nuestras sociedades? Son ellas mismas las que nos conducen “hacia un mundo sin ciudadanos, de espectadores, un mundo que, aunque tenga formas democráticas, habrá llegado a ser aquella sociedad letárgica, de hombre y mujeres resignados, que todas las dictaduras aspiran a implantar.”¿Argucia o estupidez? Parece apuntar hacia lo último cuando dice que “El abandono de los intelectuales de la vida publica” es según el escritor “consecuencia directa de la ínfima vigencia que tiene el pensamiento en la civilización del espéctaculo”. Vargas Llosa echa en falta la de la cultura rebelde de verdad, “germen de insatifaccion y rebeldia”, reflexiva, crítica, que florece en las tiranías y se marchita en las sociedades libres y “desindustriosas” (fruto sin duda del “desplome de ESE soporte moral y espiritual”). Hasta aquí todo correcto salvo que esa descripción es una imagen especular de nuestra sociedad, el hueco que dejan nuestras carencias, nuestras aspiraciones, es crear (de nuevo) un mito de la edad de oro. La función pedagógica de ese mito es indiscutible pero abre la puerta a fantasmas del pasado que, por lo visto, no parecen necesitar de mucho apoyo para renacer. El planteamiento del rebasamiento pita en los oidos: es una versión light el viejo dirigismo, que nunca nos ha dejado, aquel que nos da ya las respuestas a la preguntas (como un juego de trivial).

4414520223_56a850d226_oPor último, me parece oportuno traer el problema de la resignación descrito por Toqueville: No es el “entretenimiento intranscendente” lo que está mellando la política sino la akedia generalizada consecuencia a su vez del conservadurismo de Fukujama (el mejor de los mundos posibles) que se encarna en el espectador pasivo  que va más allá del terreno de lo público e invade la rutina doméstica. El libro no es por tanto pesimista a mi parcer sino meláncolico, precisamente en el libro se da explicitamente la receta contra la tan de moda “cultura del esfuerzo” y de paso contra la cutrez, el entusiasmo:

“No había en ello sacrificio alguno. Más bien, el inmenso placer de ir descubriendo cómo se ensanchaba mi horizonte intelectual”.

Wright of Derby - An_Experiment_on_a_Bird_in_an_Air_Pump_by_Joseph_Wright_of_Derby,_1768

“La civilización el espectáculo” de Mario Vargas Llosa

Anuncios

Acerca de Luis Alipio

I am 75% water
Esta entrada fue publicada en delirios varios y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El espectáculo de la sociedad

  1. kyriosfnet dijo:

    Tocas muchas cosas -supongo que como el libro.
    No sabría cómo hacer un comentario general, pero el hecho de que introduzcas conceptos de teología medieval me hace decir: ¡bravo!.

    Me gusta

  2. Luis Alipio dijo:

    hubiese querido linquear en “respuestas predeterminadas” esta cita (también de Kundera):
    “The stupidity of people comes from having an answer for everything. The wisdom of the novel comes from having a question for everything….The novelist teaches the reader to comprehend the world as a question.”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s