España: ¿estado fallido?


http://economia.elpais.com/economia/2012/06/04/actualidad/1338799383_779438.html

Todo este embrollo narrado en caracteres económicos al que llamamos “crisis”, contexto o conjetura (digamos “coyuntura”) en la que se justifican medidas como la “amnistía fiscal”, nos está sirviendo (como -cabría esperar- las caídas de la bicicleta) para recordarnos no que la dignidad tenga un precio, calculable como el monto de un balance, sino que “hay un precio” quimérico que pagar por la dignidad para no tener que mercadear con ella, lo que es lo mismo que arruinarla (“des-dignificarla”), si se me otorga la venia y se me permite la pedantería de parafrasear a un señor llamado Kant (o sea: de tergirversarlo) cuando decía aquello de que el valor de las cosas viene otorgado por la ley pero que la ley en sí misma no tiene valor sino dignidad. Esta ruina moral de nuestro estado (si es que hay otro tipo de ruina que pueda sufrir un estado), extendiendo esas licencias antes suplicadas y que o bien ya han provocado el rebufo o bien la risa del improbable lector, no son otra cosa que el fracaso de la política y de su instituto frente a los males frente a los que se constituye, en ese sentido en el que quizá no es delirante decir que un señor llamado Aristóteles decía que la polis subsiste para vivir bien y no meramente para sobrevivir.

Una medida como la de la amnistía fiscal, sea justificada por un contexto o por una conjetura, si presentada como “necesaria”, es el fracaso del estado; pero no porque el estado haya fracasado en “su” tarea de organizar la economía (o al menos las reglas generales del quehacer económico), sino porque el cumplimiento de la ley, indignamente, es valorado extrinsecamente (cuando se suponía que el valor provenía de ella y que en ella no había “valor”, sino dignidad), en virtud de “su” oportunidad para con las necesidades de la supervivencia. Que un estado tenga que someter el cumplimiento de sus normas a un criterio económico mas no por placer sino con urgencia implica que la “política” en ese estado ya no es capaz de dirimir sobre lo justo y sobre lo injusto del mismo modo que no hay política entre las manadas de atunes o los bancos de gacelas sino mecánicas de supervivencia, principios económicos (o sea: baratos y rentables), sacrificios en pos de la especie, “adaptación a las circunstancias” (o “adaptación al contexto”, la conjetura inter pares). ¿”Dignidad”?: no, contabilidad; ¿”rectitud”, “rigor”?: no, flexibilidad; ¿”política”?: no, governanza.

España es hoy un estado fallido, pero no porque “no haya sabido asimilar” las “sensibilidades” e “identidades” y “diferencias culturales” de los “pueblos” y “nacionalidades” que “la integran” -como sin reparo y sin autocrítica aburridamente rebuznan los sufridos integrantes de las aldeas históricas- sino porque ha perdido su soberanía, su capacidad para deliberar sobre lo justo y lo injusto del mismo modo que un hogar en la posguerra anda cuidadosamente ocupado de la leña y el tocino y déjate de tontadas -”Ah, la quimera de la virtud”, decía Rousseau….-.

Anuncios

Acerca de kyriosfnet

cada vez que pongo algo en el blog, muere un gatito.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s