La almáciga de Luis Alubio


De acuerdo con mi experiencia, nada
se opone tanto a la poesía como los
negocios, ni siquiera el crimen.
(H. D. Thoreau)

Cosmogonías en germant, geometrías radicales (y distribuidas): Luis Alipio presenta con “Almáciga” un botón (más) de sus obseartiones habituales, no sin plétora de posibles interpretaciones, mediante una apoteosis de su “indisciplinar” estilo.

En el cubículo blanco nos saludan las formas, como le sucede al voyeur de laboratorio con un microscopio ante una comuna de bacterias: esa es la primera impresión qe impone “Almáciga”, la ultimate (aunqe seguramente no última) acometida de Luis Alipio en la “línea” de su fértil cartesianismoorgánico. Construida gota a gota, paso a paso, beso a beso, la obra rezuma amor y trabajo, características habituales en los trabajos del artista castellanoleonés, qe vuelve una vez más a corregir su deje calvinista con sutiles -aunqe rotundos- gestos de despreocupación luminosa. Las ideas, los contextos, el lugar de exposición y los usos del encargo confluyen y se disuelven en los tres paneles de “Almáciga”, trasladando al espectador la certeza topográfica de qe todo lo qe hay en derredor de esta obra ha surgido a partir de ella.

La elección de materiales es un acierto indiscutible. Si aqel “Madrid, ciudad” distópico nos alertaba ante los peligros del afloramiento urbano, “Almáciga” nos susurra con optimismo qe en la potencialidad de lo previo, en la(s) semilla(s), está la génesis de lo dado y qe por tanto tanto lo bueno como lo malo ha de ser promovido o evitado por los hacedores de mundos, esto es: nosotros. Alipio nos obliga a ser artistas: tras envolvernos con su aparentemente inofensiva creación, tras ejecutar el “toma” e imponernos el “lee”, su donación, qe es ambigua, qe juega con lo uno y lo múltiple, qe se vale del acto y la latencia, enardece los afectos: una vez dentro de “Almáciga”, estamos forzados a crear nuestra propia salida.

La elección de materiales es sublime. Como ya ocurriera con su “Libro de artista” o con “Rizomas 2”, la obra simula qietud desde la lejanía, pero termina obrando como puro movimiento en qien la encuentra. En esta ocasión, además, el autor llega al maestrazgo de su proceder de corte seminarista, pegando a cada uno de los puntos qe anclan esta producción una inevitable referencia a un álter qe está por construir, pero qe la minuciosa habilidad de Alipio para poner en marcha los más rudimentarios ímpetus de la psiqe de la especie hace germinar de inmediato. Cada átomo de la obra es una parábola y cada parábola un mito y una historia qe ya se han puesto a obrar en la conciencia.

“Almáciga” nos habla sin rodeos de cómo en lo presente está lo futuro y de cómo el sentido está siempre por( )venir. El iluminismo de Luis Alipio antepone una vez más la acción (re)creativa del espectador a cualqier burda vanagloria estilizante. La metáfora qe propone nos empuja a pensar mundos novedosos, lo cual nunca está mal del todo… pero qe va convirtiéndose en una cuestión de supervivencia en tiempos de “crisis”.

****
“Almáciga” de Luis Alipio -así como la serie de dibujos “Spring” de Cristina Mur- pueden visitarse en el Vivero de Latina. ¿Cómo llegar?.
Anuncios

Acerca de kyriosfnet

cada vez que pongo algo en el blog, muere un gatito.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La almáciga de Luis Alubio

  1. luispy dijo:

    bellas palarbas para una bella instalacion/performance.
    Oldenburg ya dio la razón Thoreau:
    “I’d like to turn people on to the fact that the world is form, not just function and money.”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s