Nunca fue tan hermosa la hermosura.


“[…]En cuanto tal, el juego es una forma de “conocimiento práctico” o pre-conocimiento que, como antes sugeríamos, puede llamarse sabiduría (o incluso talento: ese instinto necesario para acertar en el blanco cuando se lanzan flechas a ciegas, la inspiración) y que se configura a modo de “prejuicios” que orientan la práctica de los jugadores constituyendo una tradición[*]. La orientan de manera tan decisiva que, como sugiere Pierre Bourdieu (a quien a menudo seguiremos en este parágrafo), pueden considerarse las reglas -los prejuicios prácticos o comportamientos “inspirados” de los jugadores nativos- como una suerte de sentido comunitario de la orientación que, para abreviar, nosotros denominaremos de aquí en adelante “sentido común”, y que sirve a cada jugador para “saber” (o “adivinar”, pues la adivinación es una función poética, ese arte de nombrar lo innombrable o disparar a ciegas y acertar), por ejemplo, cómo, cuándo, de qué y de quién tiene que reírse y cómo, cuándo, de qué y de quién no, qué es lo que “pega” y lo que “no pega” que haga cada jugador en cada jugada, qué es lo que “cuadra” y lo que “no cuadra”, qué es lo “oportuno y qué lo “inoportuno” en tal o cual situación, etc. -cosas, todas ellas, que recubrimos bajo el nombre de virtud-, sin que, por otra parte, puedan estos jugadores en ningún momento ofrecer justificaciones argumentales de ese “sentido de la orientación” o sentido común que reside en sus músculos, en sus automatismos conductuales más habitualizados, como en general no pueden justificarse los “prejuicios” o “presentemientos” que rigen los comportamientos convertidos en costumbres, como no pueden justificar los poetas la “inspiración” que les faculta para “dar en el blanco” o la destreza que poseen para utilizar la palabra más adecuada en cada frase (pues esta “destreza” del poeta no es, en buena parte, más que sabiduría comunitaria en estado práctico), como no pueden los productores justificar por qué fabrican los vestidos, los platos o los vasos como los fabrican, ni en qué consiste su maestría de artesanos, como no sea recurriendo a eso de “lo que pega” y “lo que no pega”, y como en general no podemos los hablantes de una lengua explicar por qué la palabra “pan” nombra tan adecuadamente el pan y la palabra “vino” tan adecuadamente el vino; dado que todo lo que procede del sentido común (o, lo que es lo mismo, de la autoridad de la tradición, todo lo que se hace o se sabe de memoria) se considera forzosamente indiscutible (la transgresión de alguna de estas reglas implícitas sólo puede enfrentarse con asco, con terror, con un desagrado infinito que incluso llama a la agresividad, y sólo puede atribuirse a la más terrible maldad o a la más completa estupidez), y dado que este sentido común es el que determina (siempre mediante criterios prácticos: una forma de sonreír, de sentarse, de mover las manos) qué cosas son o no son “para nosotros” y qué personas son “de los nuestros” o “no de los nuestros”, frecuentemente los “no de los nustros” -los que practican otras prácticas o tienen otros prejuicios- son prejuzgados como dechados de maldad y/o de estupidez.[…]”

(José Luis Pardo, “La regla del juego”, pág. 95-96)

*El texto incluye aqí una nota a pie de página en la qe se recoge una cita de Gadamer. Si por algún casual lo reproducido no fuera suficiente para qe el lector de este blog alcance el orgasmo, remitimos humildemente al muy recomendable libro.

Anuncios

Acerca de kyriosfnet

cada vez que pongo algo en el blog, muere un gatito.
Esta entrada fue publicada en filosofea y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s